La conciliación de una ilusión

Eran tal vez las dos o dos y media de la mañana, y a pesar de haber tomado una taza de té Dulces Sueños con valeriana, apenas empezaba a llegar el sueño, en ese momento pude saber que es mas fuerte el sentimiento y la mente cuando estamos en uno de nuestros puntos de inflexión pero eventualmente sucumbimos ante la mezcla de sueño y condimentos que lo propician. Despertar horas después en calma y por algún instante no tener conciencia de que seguimos en el punto de inflexión que no nos permitía dormir horas atrás, continuamos con nuestra cotidianidad o nos lanzamos a pensar solo en ello, y al final siempre pensamos que es mejor continuar con lo cotidiano para no tener que pensar, pero entre todo, continuamos en lo nuestro y pensando en lo que nos hizo que entráramos en este punto en el que cambian algunas cosas, dentro y tal vez fuera de los sentimientos, pero si hay una rendija de esperanza hay es donde nos aferramos y a pesar de que insistentemente todo dice “No te ilusiones” acabamos contemplando como nos ilusionamos y solo esperamos atravesar un pequeño agujero negro que nos lleve al tiempo en que la ilusión ya no esta y a cambio de eso, solo estamos nosotros siendo lo que la ilusión me permitía imaginar.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s